¿Las legumbres son proteínas?


Son un grupo de alimentos con similares características, aunque entre ellos caben distinciones en su poder nutricional, ya que no todas nos aportan el mismo contenido de este nutriente.

Si comparamos las siguientes legumbres: Garbanzos, judías blancas, judías negras, lentejas, soja, guisantes, y habas secas, por cada 100gr. de cada una de ella, veremos que la ganadora en este grupo es la soja con 35gr.de proteína. De esta legumbre es importante destacar que contiene un alto grado oleico a tener en cuenta ante una dieta.


Las demás legumbres están entre un 20 y 26gr. de contenido proteico por cada 100gr. La que contiene menor cantidad es el garbanzo.


Las legumbres constituyen un grupo especial dentro de los alimentos de origen vegetal, comparable con los cereales, con los que se complementa perfectamente.


También contiene cantidades importantes, de hierro, cobre, acido fólico, vitB1, niacina (B3), y alto contenido en fibra dietética, como la celulosa que no son absorbidos por el intestino humano y ayudan al óptimo transito intestinal.


Después de este pequeño “aporte nutricional”, continuemos con un pequeño “aporte apetitoso”!


Recetas:

Tenemos infinitas versiones de recetas con legumbres aquí os dejo unas cuantas fáciles y geniales. ¡¡Que aproveche!!


Legumbre escogida al gusto:

Con bonito, tomate y anchoas.

Con aguacate, aceitunas, pimiento rojo, pepinillos y cebollitas (encurtidas si os apetece) o naturales.

Con calabaza, zanahoria y puerro si preferís un plato caliente, salteadas con estas verduras quedan estupendas, aderezadas con un poquito de ajedrea y romero.


Purés:

Importante a tener en cuenta las cremas y purés:

pochar en un cazo cebolla y puerro, añadir la legumbre deseada con su caldo de cocción y remolacha cocida, hervirlo todo unos 10m minutos, añadir un yogurt si se desea más cremosidad y batirlo, cuando se sirva puede añadirse algún fruto seco un poco picado por encima si es de vuestro gusto.


Cocerlas en casa:

Las legumbres secas, hay que dejarlas en remojo en agua varias horas antes de cocinarlas (toda la noche es ideal en garbanzos y judías y unas 4 horas las lentejas) Es importante para conseguir una buena hidratación de las mismas. Así conseguimos ablandarlas, se cocinan mejor, reduciremos el tiempo de cocción y su textura será excelente en la mesa. Esta hidratación mejora la actividad de digestión para un ideal aprovechamiento de sus nutrientes.










Entradas Recientes

Ver todo