Hace unos meses abrí esta puerta e invité a quien tuviera a bien a entrar en Camino Terapéutico...




¿Cómo empieza Camino Terapéutico?

Cuando hace unos meses abrí la puerta e invité a quien tuviera a bien entrar en Camino Terapéutico. Descubrí un “nuevo mundo” en la “corta distancia” de una pantalla. Ahora puedo afirmar que la distancia no importa si la voluntad es firme, sincera y constante. Las personas que ya han transitado, o están transitando en Camino Terapéutico, reafirman en sí mismos que la única condición para poder “recuperar” la paz interior de cada ser, es tener decisión y voluntad para hacerlo.


Define este año...

Si, imagino que ninguna de tus palabras son favorables o prometedoras. Es una año muy difícil … “peeeeero” hagamos un STOP para la reflexión.


Un año para aprender la palabra consciencia, donde el pensamiento voló en más de una ocasión hacia nuestros seres queridos, padres, hijos, hermanos, amigos, o personas mayores que aun sin conocerlas nos llegaron al corazón. Nos acordamos de instantes que parecían sencillos, rutinarios y ¡¡cómo los hemos echado de menos!!.

Tantos momentos “llorados” y “sentidos”. Si amigo que me estas leyendo, tú como yo, hemos vomitado rabia, dolor, impotencia, incertidumbre, miedo, esperanza, inquietud, sonrisas y lágrimas. Agradecimientos y añoranzas.


Toda esta “extraña” mezcolanza ha creado en algunas personas un sentimiento de volver a REcomenzar, REemprender, REencontrar su verdadero motivo de vida. Adentrarse en lo que realmente importa recuperar la fuerza del presente. Y para ello quiero hacerte consciente del beneficio personal, a nivel emocional, que puede tener en ti Camino Terapéutico.


Adentrarse en Camino Terapéutico es beneficiarse de los cantos medicina, siendo capaces de aplacar el diálogo perturbador de tu mente, tal como dice Don Alberto Kusselman (Psicólogo y psicoterapeuta fundador de Terapia del canto). Poder acallar la mente de relaciones conflictivas, de miedo, angustia, tristeza, duda te da la oportunidad de volver a la quietud y armonía de tu presente, para vivir con la prioridad de la calma mental que tan urgente es en estos momentos.


Es relacionarte con las notas aromáticas de los aceites esenciales, donde su aroma detiene tu stress y restablece la serenidad tan deseada en tu aquí y ahora.


Las flores de Bach te hacen consciente de tus dudas, miedos, incertidumbres, angustias y te ayudan a superar esos estados estados de inseguridad y desconcierto que inquietan tu espíritu.


Si te dejas acompañar por el fluir de la llama de unas velas, en breve tiempo tu interior volverá a ver la luz del bienestar. De eso se trata de transitar por TU vida con paso firme y emociones equilibradas.