Equinácea: ¿Cuáles son sus beneficios y contraindicaciones?


Nuestra gran aliada, posee una potente y amplia actividad antiviral sus principios activos actúan fortaleciendo el sistema inmunitario.


Son usadas tres de las variedades existentes de esta planta. Para fines medicinales: E. Angustifolia, E. Pallida y E. Purpurea.


Los nativos americanos del Medio Oeste del Norte fueron los primeros en utilizarla para tratar múltiples dolencias desde tiempos remotos. El efecto inhibidor en la replicación viral es uno de los atributos de la equinácea. El extracto de equinácea Purpurea actúa como inmunomodulador sobre los linfocitos T. Usada también por sus efectos antivíricos, y antibióticos. Tópicamente también se emplea para favorecer y aliviar la curación de las heridas, así como cuando se necesita reducir la inflamación.


Propiedades

Sirve para combatir infecciones respiratorias, sinusitis, rinitis, faringitis, gripe o catarros comunes. Además puede usarse de forma preventiva, durante tres o cuatro semanas en las épocas de mayor riesgo. En infecciones urogenitales, como la cistitis o la uretritis. Al destacar su poder cicatrizante, y antivírico la hacen efectiva en quemaduras, herpes, eccemas, picaduras, brotes de psoriasis, acnés leves o úlceras en la piel.


¿Como debemos tomarla?

En infusión: Echar 1 cucharadita de la raíz u hojas de la planta en agua hirviendo dejar reposar 20minut. colar y tomar. En gotas: “20 gotas 3 veces al día en un poco de agua o zumo.


Contraindicaciones

En caso de esclerosis múltiple, virus de la inmunodeficiencia humana (VIH) o lupus no está indicado la toma de esta planta. Ni en caso de embarazo o época de lactancia.