¿Cómo se hacen los aceites esenciales?


¿Alguna vez te has preguntado cuáles son los métodos necesarios para lograr la extracción de los aceites esenciales? Existen diversos sistemas para extraer aceites esenciales del material vegetal a partir del cual se originan. En esta entrada te muestro los métodos principales.


DESTILACIÓN AL VAPOR

Es el sistema que se emplea más frecuentemente. Las plantas colocadas encima de una rejilla por la que se hace pasar un vapor de agua a 110º, liberan su esencia en forma de un vapor que luego pasa por un serpentín de refrigeración en el que se licúa. El vapor se condensa, la esencia del vapor (aceite esencial) suele ser más ligera que el agua, por tanto queda flotando en el agua y puede separarse fácilmente. En el caso de algunos aceites que no son más ligeros que el agua se utiliza un sistema de hidro difusión, que consiste en aplicar un aspirador en todo el proceso de destilación al vapor.

ENFLEURAGE

Este método consiste en esparcir los pétalos sobre una grasa purificada que absorbe su esencia . Cuando los pétalos pierden su color se sustituyen por otro, para que la grasa llegue a su nivel óptimo de saturación. Es un proceso largo. Cuando se retiran los pétalos la grasa es diluida en alcohol y se agita durante 24 horas, para separar su aceite esencial. De aquí se obtienen las “pomadas”.

EXPRESIÓN

Esta técnica se utiliza para extraer aceites esenciales de la piel de un fruto mediante presión. Se exprime la corteza, previa eliminación de la pulpa, y el líquido obtenido se deja reposar, sedimenta en el fondo y el aceite sube a la superficie, pudiendo ser fácilmente separado del resto.

EXTRACCIÓN

Es el método empleado para obtener las esencias más concentradas. Las flores son colocadas sobre unas cubetas perforadas que se introducen en unos recipientes herméticamente cerrados. Un extremo está conectado a un deposito de disolvente y el otro a un alambique. El disolvente va fluyendo lentamente sobre las flores, disolviendo su esencia que irá goteando por el alambique. El disolvente, que se recicla tras la destilación arrastra una sustancia semisólida que contiene los aromas y las ceras naturales de las plantas. La cera se elimina agitando la sustancia en alcohol. El remanente es un extracto de muy alta calidad.

FILTRACIÓN

Con este método se pueden obtener extractos de materiales duros y compactos, como la madera, en menos tiempo. Las aguas de flores, como las de rosas, nerolí y lavanda, son subproductos del proceso de destilación.

MACERACIÓN

Para obtener aceite de este modo, se debe tener una buena cantidad de planta a macerar. Tomar un frasco de cristal de preferencia oscuro, bien limpio y llenar la mitad con la planta y poco a poco ir echando el aceite, hasta cubrir la planta totalmente puede utilizarse aceite de pepita de uva, almendras dulces, o bien oliva ( es más graso). Con el frasco muy bien cerrado para evitar que se oxigene, dejar la maceración 40 días, deseable a sol y sereno. Y al cabo de la cuarentena ya puede filtrarse y estará apunto para su uso. Si el frasco se mantiene bien cerrado y en lugar oscuro, puede conservarse durante largo tiempo. Si al abrir el frasco notáramos una olor a rancio, desechar aceite.