Árbol de Té, usos y virtudes de un gran aceite esencial


Es uno de los antisépticos naturales más poderosos que existen, antifúngico, antivírico y antibacteriano


Es un árbol que alcanza como máximo los 7 metros de altura, de hojas tiernas, estrechas y pequeñas, con vistosas flores de color crema, que producen una cápsulas leñosas. El árbol del té florece exclusivamente en una área muy concreta de Nueva Gales del Sur, y es una “Melaleuca” que solo se encuentra en Australia. Es un árbol que vive en lugares decididamente peligroso, en densos bosquecillos, en marismas frecuentadas por alimañas peligrosas. Desde tiempos remotos era utilizado por los pueblos aborígenes, fue a partir de la segunda guerra mundial cuando su uso por el ejercito y la marina australiana, hizo que su reputación aumentara. Fue a partir de los años 1970 cuando el árbol del té volvió a primera línea convirtiéndose en una de las industrias importantes de Australia. El aceite se obtiene por destilación de las hojas y las ramitas terminales.


Uso terapéutico :

En 1930, el Australian Medical Journal comunicó una serie de resultados sorprendentes, logros de curas que abarcaban desde heridas infectadas, hasta regeneración de cicatrices .En 1955, el United States Dispensatory declaró que el aceite del árbol del té tenía una potente acción germicida.


Indicaciones:

Pie de atleta (hongos en los pies), abscesos, forúnculos, acné (forma tópica). Y en inhalaciones o baños en casos de infecciones ginecológicas, bronquitis, resfriados, gripes, pulmonías, sinusitis y fiebre del heno.